Día 74 – Si te vas de Vietnam seguro decís “hasta luego”

Viet Nam

Nos fuimos de Vietnam. ¿Qué podemos decir? Fue un destino que nos dejó maravillados. Recorrimos el país de norte a sur. Comenzamos en Hanoi y pasamos los últimos días en Ho Chi Minh City.
 
En el norte trepamos las montañas con laderas escalonadas de Sapa, dormimos en Halong Bay y pateamos la capital del país hasta bien entrada la noche.
En el centro cruzamos los puentes de Da Nang, conocimos sus montañas de mármol y nos bañamos en sus playas de agua salada y, por cierto, poco templada. Pasamos un día en Hue, la antigua capital imperial. Y llegamos a Hoi An, esa pequeña ciudad que al anochecer viste sus casas ancestrales con colores cálidos y un murmullo que se transforma en silencio cuando se va más allá del mercado.
En el sur conocimos los avatares del calor en una jungla de cemento donde circulan millones de motos al día y el suelo se pisa descalzo. Esta es la ciudad de Vietnam con el artículo en mayúsculas (LA ciudad). Altos edificios, malls y gente de negocios. Esta es, también, la ciudad donde la noche se viste (o desviste) para recibir a los hombres y mujeres que, después de las ardientes temperaturas diurnas, vagan por las calles para saborear el dulzor del ananá en jugo y aspirar el espeso aliento del tabaco vietnamita.
Así se fueron esos dieciocho, intensos, agitados y calurosos días. Llegó el momento de dar el último trago a la Saigon Special y, antes de subir al ómnibus que nos llevará a Camboya, saludar con un -tan alegre como breve y emotivo- “volveremos”.

Comentarios

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *